Home Email Contáctenos
Quienes Somos Correo de Lectores Biblioteca Soldados Números Anteriores Suscríbase
 

julio 2008

Sí Prometo
Sí Juro

CORRIENTES
Ejercicio interarmas
“Signo Unitas”

HISTORIAS DEL PENSAMIENTO
POLITICO NACIONAL

FORJA y la libre argentinidad

CEMENTERIO DE OLIVOS
Homenaje al Teniente General Juan José Valle

SENADO DE LA NACIÓN
Ombudsman para las Fuerzas Armadas

EL EJÉRCITO ARGENTINO Y LA PRODUCCIÓN NACIONAL
TAMSE: Tanque Argentino Mediano Sociedad del Estado

EN LA ESCUELA SARGENTO CABRAL
Asumió el nuevo Encargado del Ejército

NAPOLEÓN INVADE ESPAÑA / Hacia el bicentenario de la Patria • Nota VI
Los hechos que desencadenaron la Revolución de Mayo
(Primera Parte)


2DA SECCION / BRAZO SOLIDARIO
Proveen agua potable para la comunidad

CULTURA
Imagen y letra de Juana Azurduy

SUBOFICIAL PRINCIPAL MARCELO GARRO
Entre ruedas y borceguíes

SALUD
Enfermedades Cardiovasculares

JUEGOS OLIMPICOS
Un soldado con sueños olímpicos

» Institucionales

» Novedades

» El Ejercito en Acción

» Cuestión de Género

» Malvinas

» Historia de Unidades

» Los Protagonistas

» Misceláneas

» Militaria

» Modelismo

» Humor

NAPOLEÓN INVADE ESPAÑA

Hacia el bicentenario de la Patria Nota VI
 
Los hechos que desencadenaron la Revolución de Mayo
(Primera Parte)
Por Armando S. Fernández

El 13 de mayo de 1810 un navío inglés llegó al puerto de Buenos Aires con la noticia de que los ejércitos de Napoleón Bonaparte habían ocupado Sevilla y Andalucía. La autoridad del rey Fernando VII había caducado y
la Junta Central Española que pretendía gobernar en su nombre, había fugado hacia Cádiz, donde se disolvió. Por consiguiente no quedaba ningún gobierno verdadero en España. El virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros, desesperado, sabía todo lo que esto implicaba y no comunicó oficialmente estas noticias hasta el día 18. Entonces los patriotas exigieron la realización de un cabildo abierto. Pero, ¿qué estaba ocurriendo realmente en España? Para comprender esos acontecimientos hay que retroceder dos años, es decir, a 1808.
 

La estrategia de Napoleón
El 23 de marzo de 1808, el General Joachim Murat entraba en Madrid por la Puerta de Chamartin al frente de las tropas que había enviado Napoleón Bonaparte para ocupar la península ibérica. Al día siguiente lo hacía, por la Puerta de Atocha, el recién proclamado rey de España, Fernando VII -imagen de la izquierda-, el cual acababa de desplazar a su padre, Carlos IV en los hechos conocidos como el Motín de Aranjuéz. La entrada a la ciudad, de un

Moneda con imagen de José Bonaparte

fuerte contingente del ejército más poderoso de Europa creó un denso clima de inquietud en la población. Fernando VII trató de afianzarse en la capital y de que los franceses lo reconocieran como rey de España, pero Napoleón no lo hizo, pues seguía tratándolo como Príncipe de Asturias. El 20 de abril en Bayona, Napoleón le comunicó a Fernando que debía renunciar a los derechos del trono para sí y sus descendientes. El monarca español rechazó de plano la demanda del Emperador francés. Napoleón tenía sus propios planes y logró la doble abdicación de Carlos IV y de Fernando VII. Entonces el alcalde de Madrid llamó a la lucha armada contra la ocupación francesa. La sublevación popular del 2 de mayo de 1808 fue duramente reprimida por el general Murat. El día 6 de junio un decreto imperial proclamó a José Bonaparte, rey de España y de las Indias.

Napoleón buscó el consenso de las autoridades españolas para legitimar a su hermano José, pero la Asamblea de Bayona, efectuada el 15 de junio, en la que pensaba reunir a 150 diputados solo convocó a 65 de ellos. Quedó claro que, en su gran mayoría, los representantes españoles rechazaban las maniobras de Napoleón para instalar una monarquía de origen francés, en el trono español. La insurrección popular del 2 de mayo de 1808 se propagó como fuego por todo el país. Las tropas españolas, neutrales al principio, se pusieron del lado del pueblo. La más terrible lucha iba a comenzar.
 
La insurreción del 2 de mayo de 1808 en las calles de Madrid.
La coronación de José Bonaparte por su hermano Napoleón.
 

El populacho se ha levantado

Los motines populares del 2 de mayo provocaron la muerte de algunos soldados franceses y de muchos españoles. El General Murat - ilustración - emitió un bando en el que emnumeraba varios puntos de castigo para los sublevados y cuyo preámbulo decía: “Soldados; mal aconsejado, el populacho de Madrid se ha levantado y ha cometido asesinatos. Bien sé que los españoles que merecen el nombre de tales, han lamentado tamaños desórdenes y estoy muy distante de confundir con ellos, a unos miserables que sólo respiran robos y delitos. Pero la sangre francesa vertida clama venganza…”

 
PRÓXIMA NOTA: La invasión de Napoleón a España en 1808 (Segunda parte)
  © 2008 Soldados Digital webdesign » lasNancis