Home Email Contáctenos
Quienes Somos Correo de Lectores Biblioteca Soldados Números Anteriores Suscríbase
 

abril 2008

NOTA DE LA REDACCIÓN
El sentimiento Malvinas

COEDOC
Asumió el nuevo comandante de Educación y Doctrina, General de Brigada Rafael Barni

BIENESTAR
Con la inauguración del Departamento Materno Infantil el Hospital Militar Central continua concretando proyectos

BRIGADA PARACAIDISTA
Ejercicio Aerocooperación Adiestramiento de Alto Nivel

CUARTELES DE PALERMO
196 Años de Gloria Granaderos


EL EJÉRCITO ARGENTINO Y LA PRODUCCIÓN NACIONAL
El General Juan Domingo Perón y la industrialización del país


AVENTURAS
Cruzar los Andes como un desafío deportivo


MARTÍN MIGUEL DE GÜEMES / Hacia el bicentenario de la Patria • Nota III
De las Invasiones Inglesas a la Guerra Gaucha


EDICIÓN ESPECIAL / EJERCITO ARGENTINO 2003-2007
Ejes Institucionales

2DA SECCION / CAMBIO DE GUARDIA
Una tradición revive en la Casa de Gobierno

CULTURA
Una mujer de letras

SALUD
Fiebre Amarilla

» Institucionales

» Novedades

» El Ejercito en Acción

» Cuestión de Género

» Malvinas

» Historia de Unidades

» Los Protagonistas

» Misceláneas

» Militaria

» Modelismo

» Humor
BRIGADA PARACAIDISTA
Ejercicio Aerocooperación Adiestramiento de Alto Nivel
por José Javier Díaz
Corresponsal de SOLDADOS en Córdoba

Tres días de lanzamientos sobre el campo de vuelo de La Mezquita cumplieron con exitosos resultados distintos elementos de la IVta Brigada Paracaidista con asiento en Córdoba. De la operación participaron, además del Hercules C 130 KC-69 de la Fuerza Aérea Argentina - un aparato veterano de la Guerra de las Malvinas - personal de otras fuerzas que cumplieron con la habilitación correspondiente para la especialidad.
 
Con el marco de las sierras cordobesas se ejecutó, entre los días 10 al 13 de marzo últimos, el Ejercicio Conjunto Aerocooperación. Participaron efectivos de la IVta Brigada Paracaidista con asiento en Córdoba y una aeronave KC-130 Hércules (matrícula TC-69) de la I Brigada Aérea con sede en El Palomar, provincia de Buenos Aires.
En primer lugar se efectuaron las coordinaciones entre las autoridades responsables del ejercicio, tanto del Ejército Argentino como de la Fuerza Aérea Argentina. Allí se estableció la cantidad de vuelos a realizar, horarios, cuántos hombres embarcarían en cada lanzamiento, altura de vuelo, medidas de seguridad, entre otros pormenores.
Los hombres recientemente destinados por primera vez en Unidades de la IVta Brigada aprovecharon este ejercicio para culminar el curso de Paracaidista Militar, el cual se dictó en el mes de febrero. Para ellos, este ejercicio, sería el primero en el que saltarían al vacío probando su fidelidad al lema de los paracaidistas que reza: “Con el cuerpo confiado en la tela, puesta el alma en las manos de Dios”.
 
AL AMANECER, antes que salga el sol, comienzan a embarcar en el enorme avión de transporte

Las operaciones

La actividad se iniciaba bien temprano con la concentración de los efectivos en sus respectivas Unidades, los cuales estaban provistos de su correspondiente armamento y mochila de combate. Tras recibir las últimas instrucciones de parte de sus superiores, se realizaba el desplazamiento terrestre, en vehículos militares, hacia la pista de la Escuela de Aviación Militar (EAM). Allí, los participantes formaban en grupos de acuerdo al vuelo en el que se embarcarían para saltar; mientras un grupo embarcaba en el Hércules, el siguiente procedía a alistarse y efectuaba las verificaciones sobre cada parte del equipo. Una tarea que debe ser rigurosa pues de ella depende la seguridad del salto.

A las inspecciones que se hicieron durante la colocación del equipo en tierra, se sumó otra en pleno vuelo. El celo en la seguridad y ese sentimiento solidario que se apreciaba entre todos los hombres y mujeres, son muestras claras del enorme espíritu de cuerpo que identifica a los paracaidistas.
Cabe destacar la participación de integrantes de Gendarmería Nacional Argentina, quienes realizaron saltos con paracaídas de apertura automática.

 
LA PUERTA lateral del Hercules C 130 a la “hora de la verdad” en que uno por uno se lanzan los paracaidistas
 
 

El momento esperado

Pocos minutos después del despegue se arribaba a la zona de lanzamientos dentro del aeródromo La Mezquita. Los auxiliares de carga del Hércules abrían las puertas laterales y los paracaidistas se paraban para encaminarse hacia sus puestos de lanzamiento. Sus miradas fijas en la luz roja de la cabina de carga, la ansiedad y adrenalina eran visibles, sabían que al ponerse en verde tenían que saltar.

YA EN TIERRA la primera tarea del paracaidista militar es reagruparse

Finalmente se produjo el ansiado cambio de color y, rápidamente, los paracaidistas mostraron decisión y seguridad en el lanzamiento. Aproximadamente cincuenta segundos demoraban desde que abandonaban el avión y llegaban a tierra.
Es indescriptible la alegría y orgullo que se apreciaba en los rostros de aquellos que tocaban el suelo, esta vez, de una manera diferente: desde el aire…

No sería muy reglamentario, pero advertimos a un soldado que, evidentemente saltaba por primera vez, que ni bien llegó a tierra, lejos de la mirada de sus superiores sacó el celular de uno de los bolsillos del uniforme para llamar a su novia y contarle que todo había salido bien. El episodio, fugaz, pasó inadvertido para el resto de los paracaidistas.
Tras constatar que no había novedades de personal ni material, cada oficial reunía a su tropa y comenzaban una marcha de 12 kilómetros hasta llegar a su Unidad.

 
COMO FLORES se van abriendo los paracaídas en el cielo
HERCULES KC 130, TC 69, un veterano de mil misiones
 

Conclusiones

Se alcanzó el objetivo del ejercicio de forma más que satisfactoria tanto en el marco específico como en el conjunto. Durante los tres días que tuvo lugar no se registraron novedades de importancia en el personal o material. La camaradería y solidaridad se pudo apreciar entre los participantes de las tres Fuerzas involucradas: Ejército Argentino, Fuerza Aérea Argentina y Gendarmería Nacional Argentina. Por nuestra parte, SOLDADOS agradece la inestimable colaboración del Capitán Agustín Patricio García Verdous, del Mayor Esteban Javier Paiva y del Teniente Coronel Jaime Paz.

 
  © 2008 Soldados Digital webdesign » lasNancis